La disputa por la Constitución

noviembre 25, 2012 § 2 comentarios

A principios de los 80´s, Rolando Cordera y Carlos Tello publicaron La disputa por la Nación que expresaba los extremos que en el entendimiento del desarrollo económico del país se enfrentaban: el tecnocrático liberal y el de un Estado social.

Traigo a cuento el antecedente y refraseo el título del libro, pues me parece ilustrativo para expresar lo que creo está sucediendo en el país a propósito del entendimiento de lo constitucional.

Los recientes nombramientos de ministros en la Corte, los discursos de los candidatos, las preguntas y apreciaciones de los senadores, el debate social y académico, las posiciones de grupos sociales al respecto, ejemplifican las distintas ideas de cómo debería enfrentarse la integración y definición de lo constitucional.

Todavía en contornos ambiguos, se quiere distinguir entre lo progresista y lo conservador; lo garantista y lo formalista; el avance o el retroceso en la reforma de derechos humanos; la presencia o ausencia de los enfoques de género. Los términos anteriores se utilizan para tomar posición, apoyar o descalificar.

Definir que algo (una norma general, un acto, etc.) es constitucional o inconstitucional es dotar de un significado jurídico y, a la vez, es construir un argumento de autoridad para legitimar o deslegitimar una decisión, una elección. Todos coincidimos en el valor de lo constitucional y el demérito de lo que lo contraría. Sin embargo, cada quien tiene su propia idea de lo que es constitucional. Para algunos es inconstitucional el aborto porque afecta el derecho a la vida; para otros, es constitucional ya que expresa la libertad de elección.

Las disputas por la Constitución, son también disputas sociales.

En estas disputas están presentes los intereses (en un litigio cada parte se defenderá argumentando que su posición es la constitucional); ideologías (los de izquierda, los de derecha); teorías (los neoconstitucionalistas buscarán entender principialistamente los derechos y resolver los conflictos como dilemas morales; los kelsenianos preferirán resolver los problemas con criterios de jerarquía; los derechohumaneros querrán aplicar el principio propersona cual si fuese un ungüento que todo lo resuelve).

Lo constitucional se configura así como un escenario abierto de disputas, de discursos encontrados y que eventualmente se irán consolidando en grandes tendencias. Por ahora, como si de un propedéutico se tratara, se ponen de moda los cursos de argumentación, interpretación, de derechos humanos.

Los contendientes profesionales y sociales hacen rounds de sombra o se avientan al ruedo.

Anuncios

§ 2 respuestas a La disputa por la Constitución

  • Daniel Delgado dice:

    Muy complicado el escenario que describe estimdo Dr. Roldan Xopa.
    Me causa mucha inquietud que con este cumulo de nuevo contenido Constitucional (derechos humanos, ley de amparo, etc) nos lleve a caminos tan divergentes que solo provoquen duda, en tiempos donde requerimos certeza

  • manuel e tron dice:

    Parece impostergable para quienes hemos hecho del derecho nuestra profesion el involucrarnos en el debate constitucional y en la inminente redefinicion de sus reglas
    Si no lo hacemos oportunamente no nos quejemos despues

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo La disputa por la Constitución en José Roldán Xopa.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: