Otro voto razonado, el mío

junio 30, 2012 § Deja un comentario

 

Me parece muy valioso el ejercicio de razonar el voto.

Tener enfrente la pantalla en blanco y el word a disposición para colocar una tras otra las palabras y poder sustituirlas o borrarlas, es justificar y a la vez construir una decisión. Hacerlo es ponerse frente a un espejo en el cual uno se mira al paso del tiempo, se compromete y asume responsabilidades.

Razonar el voto es también construir una cultura enmedio de un proceso en el que la partidización y la lógica “estás conmigo o contra mí”, favorece que los prejuicios y los fanatismos sean los peores enemigos de la inteligencia. Es notorio leer en la prensa o en las redes el predominio del insulto o la descalificación contra quien elige una opción y en eso, sean amarillos, tricolores o azules, lucen un lenguaje igualmente florido.

Nuestra democracia es pobre en el debate. Creo que las campañas mostraron más las carencias que los méritos de los candidatos presidenciales. Los debates de los coordinadores de campaña con Aristegui parecían competencias de quién era el que cometía más irregularidades o quién evadía mejor las acusaciones. Las plataformas que debieran darnos una idea de sus propuestas de gobierno fueron consideradas de una calidad lamentable por evaluaciones serias como la del Centro de Estudios Espinosa Yglesias.

Por qué las carencias de la clase política y por qué los partidos se han dedicado más a cómo llegar al poder que en pensar cómo gobernar, creo que se debe a que el sistema electoral y el llamado “régimen de fortalecimiento de partidos” está hecho para dar esos resultados. La reflexión sobre la calidad de nuestra democracia debe ser una de las cuestiones que habrá que retomar próximamente.

En ese escenario confieso mis impulsos por anular mi voto. Sin embargo, he valorado que una acción en tal sentido si bien es válida como expresión del derecho a votar (que incluye el no voto)  y muestra una crítica al estado de cosas, supone que el problema es de ellos (los políticos), soslayando que también uno tiene que ver con el problema o con la solución. Por eso acudiré a votar.

Mi dilema ha sido menos si votar por EPN o JVM y más si votar o no por AMLO. Siempre he votado por la izquierda. Me identifico con esa parte del cuadrante. En el 2006 voté por AMLO y previamente escribí un librito en el que critiqué la estupidez foxiana del desafuero. Después de las elecciones AMLO se empeñó en ir perdiendo mi voto. Más que la toma de Reforma o la charada de declarase presidente legítimo, me pareció que su error más grande fue desperdiciar la oportunidad de construir una alternativa nacional fuerte y viable de la izquierda. Si bien es respetable su recorrido por el país, el esfuerzo se consumió en las primitivas disputas de las burocracias partidarias, y la incapacidad de oxigenar y convocar a los nuevos talentos que pudieron ser el nuevo capital social para fortalecer una nueva alternativa social, plural, abierta, no dogmática.

Para mi AMLO tiene sus virtudes y sus limitaciones. Solamente he hablado con él una sola vez cuando aceptó, a propuesta de Doña Rosario, presentar una controversia constitucional contra las reservas y las declaraciones interpretativas de la Convención Interamericana sobre Desaparición Forzada de personas. Se sabe quién es y se ha empeñado en reafirmarlo. Es tozudamente coherente, toma sus posiciones y es consistente con ellas. A veces sus principios más bien me parecen dogmas. En esta campaña me hubiera gustado ver más al AMLO del debate con el Jefe Diego que el que ahora ví, sin prepararse, improvisado, con sus cantaletas.

Para mí, sin embargo, la decisión es -pero no se agota-  de una persona y de una opción. Si bien creo que pudo ser mejor la propuesta de la izquierda, prefiero elegir esta opción que otras. Vivo en la Ciudad de México y me va gustando cómo se va construyendo una sociedad de libertades (que se viven en las calles y que no se quedan en el complaciente discurso de campaña), me gusta una sociedad que es plural y que da cabida a la diversidad. Creo que es mejor cuando se toma en cuenta un camino que considera al otro y no que busca excluirlo.

Me parece que elegir una opción es también ubicarse en una posición desde la cual uno actúa y participa, critica y es criticado. Y en eso prefiero y me gustaría participar en una sociedad más igualitaria. Me parece que en ese camino debemos tener instituciones que disciplinen el mercado. Me parece que en el caso de dilemas, habría que optar por el interés público y social que por el privado.

Hacer una elección, para mí en este caso, no es hacerlo entre el bueno y los malos, entre el mejor y los peores, se reduce a una cuestión de preferencia y quizás de consistencia con la ubicación desde la cual opino, critico y participo. Hacerlo no es defender todo lo que hace la izquierda y criticar lo que hace la derecha. Se puede estar en la izquierda y criticarla. Ojalá pueda crearse algo distinto a lo que se tiene como izquierda institucional primitiva, corrupta, parasitaria, dominada por las tribus, corporativizada (volteo a ver al PRI y al PAN y no encuentro algo distinto y mejor). Hay que dar lugar a nuevas opciones.

Lamentablemente los partidos se han convertido en corporaciones paraestatales que se han dedicado a disputar el poder, olvidando que debieran pensar en cómo resolver los problemas del gobierno. El sistema electoral es endogámico y por tanto propicia taras en la democracia. Los contrapesos tendrán que construirse desde la sociedad.

En las discusiones y en las empresas que por mejorar la democracia y discutir los asuntos públicos, me encontrarán desde la posición que aquí he dicho

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Otro voto razonado, el mío en José Roldán Xopa.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: