¿Cómo se ve el control difuso desde Berlín?

agosto 19, 2011 § 2 comentarios

       Mtro. Alfredo Narváez*

Estimado Profesor Roldán,

El caso que menciona es apto para mostrar la falta de sistemática teórica en el modelo de control constitucional mexicano (antes y después de la reforma constitucional). Cada quien quiere aportar un poquito de “sazón” y se genera una maraña incomprensible de la que todo mundo se queja pero nadie resuelve puntualmente; especialmente la SCJN (ya es mucho pedir que los diputados entiendan bien un tema un poquito complejo).

En mi humilde opinión, la cuestión es así: el control difuso de la constitucionalidad/convencionalidad funcionaría como garante de derechos siempre y cuando la figura del precedente judicial fuera obligatorio (nuestra figura mexicana de “la jurisprudencia” es un chiste que poco reproduce el stare decisis  que hace funcionar el sistema americano) y una  declaración de inconstitucionalidad “incidental” (esto es, la inaplicación del precepto sin declararse su inconstitucionalidad en general) decretada por un tribunal ordinario pudiera ser revisada SÓLO por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (insisto en que nada más por la SCJN; NO por los todopoderosos tribunales colegiados).

Por otra parte, el control concentrado funciona solamente si los tribunales ordinarios tienen la facultad (antes de emitir su sentencia ordinaria) de preguntarle al tribunal constitucional si un precepto legal es constitucional o no, pero eso NO ES sustituible con darle al tribunal ordinario la atribución de inaplicar al caso concreto un precepto inconstitucional. Esto es así porque no hay garantía de que el asunto llegue a la Suprema Corte (quizá si al tribunal colegiado, pero eso a mi parecer es parte del problema), ergo se generan esas esferitas jurídicas que ni protegen igualdad en la aplicación del derecho, ni dan certidumbre en la realización de los derechos fundamentales; peor aún, se obstaculizan los poderes de actuación del Estado como tal. Si todos pueden inaplicar algo por considerarlo inconstitucional, pero no hay posibilidad de que esos asuntos lleguen al tribunal constitucional, entonces hay problemas de uniformidad en el ordenamiento. Aquí el argumento es de certeza, división de poderes y la legitimidad democrática del juzgador ordinario que, como sabemos, deriva de aplicar la ley. Repito, si esta ley es considerada inconstitucional por el tribunal ordinario, en un sistema coherente el tribunal no está chimuelo, le preguntará a su tribunal constitucional. Ah claro, pero el juez mexicano no puede preguntar, mejor  espérate y ampárate que te suplen la deficiencia en la queja.

Aunque se diga que el sistema mexicano de control constitucional optó por el modelo Europeo en la reforma de 1994-95 (volver a la SCJN un tribunal constitucional) nuestra estructura judicial y las principales reglas de nuestro juicio de  garantías (basadas en el modelo Americano [muy mexicana la fórmula Otero no es]) no son compatibles con aquél. Aquí no estoy hablando sólo de los efectos generales en declaratoria de inconstitucionalidad (que teóricamente es un tema que quedó resuelto con la reforma), estoy hablando de un par de “cositas” más. Éstas tienen que ver con la delimitación de lo que es propiamente constitucional así como con los límites de la justicia constitucional para revisar la interpretación que un tribunal ordinario haga del derecho ordinario. Estas son algunas de las razones por las cual el sistema nos va a seguir trayendo dolores de cabeza. Ya verá.

Reciba un fuerte abrazo desde la capital alemana, estimado profesor.

P.D. En relación con si el control de constitucionalidad es a petición de parte o de oficio y el magistrado de Nuevo León hizo bien o mal en decretarla por sus pistolas; para mí la cuestión sólo es relevante en la medida en que el sistema mexicano es un nido de injusticias. Como dicen en mi pueblo, el sistema ni picha, ni cacha, ni deja batear. Estimo que si una norma general es inconstitucional entonces debe ser inconstitucional para todos, demuéstrelo quien lo demuestre. Entonces la cuestión se reduce a los métodos de uniformidad mencionados con anterioridad, con la particularidad de que en los sistemas de control concentrado hay dos chances: primero EL JUEZ le puede preguntar al tribunal constitucional antes de emitir su sentencia, o bien EL JUSTICIABLE impugnará la sentencia definitiva por estar basada en un precepto inconstitucional.

            *Abogado egresado del ITAM y Candidato a Doctor en Derecho Constitucional por la Universidad Humboldt de Berlín

 

Anuncios

§ 2 respuestas a ¿Cómo se ve el control difuso desde Berlín?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo ¿Cómo se ve el control difuso desde Berlín? en José Roldán Xopa.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: