La Corte, los derechos ciudadanos y el status quo

marzo 31, 2011 § Deja un comentario

Federico Estévez

Bien, Pepe, con tu respuesta en blog.  Una retórica más irónica y, a la vez, sensata, no se puede hallar.

He estado leyendo el último libro de Burns, el historiador político gringo, que versa sobre la peculiar tensión entre la corte gringa y la clase política electa, a lo largo de la historia de aquel país.  En el fondo, el alegato de Burns es que la capacidad auto-proclamada y férreamente defendida desde Marbury, de “judicial review” — el equivalente yanqui de control de constitucionalidad — en balance ha hecho más daño que bien, creando y agudizando más conflictos políticos que resolviéndolos.  La razón muy simple de tanta tensión entre poderes es que el cargo vitalicio de los ministros gringos asegura que haya mayoría judicial tarde que temprano antagónica a gobiernos posteriormente elegidos.  En otras palabras, defiende una corte “vieja” al status quo antes y mina innovaciones legales y legislativas con argumentos técnicos e ideológicos, pero en el fondo partidistas, según la evolución de la política nacional y de la corte. 

Esa es la batalla que tú quieres que emprenda la corte — que sea como la corte de Warren e innove en temas que los legisladores o no quieren pelear o en que prefieren imponer sus prejuicios e intereses.  Irrealista en extremo.  Pues esta corte actual es todavía una dominada por algunos nombrados por el “antiguo régimen”, con los demás repartidos entre el PRI y el PAN a partir del año 2000.  Una corte conservadora, innegablemente, que en México quiere decir una que vela por los intereses del Estado y no del ciudadano.  Es lógico que la mayoría rehuya el debate sustantivo sobre garantías individuales y derechos políticos y lo haga a través de argumentos técnicos y procedimentales.  Quizá lleguen los ministros a sentir alguna vergüenza, al escuchar comentarios como el tuyo o los previsibles de las cortes extra-nacionales.  Pero sería iluso pensar que, avergonzados, pasarían a hacer lo que les exige su conciencia.  Harán lo que les exijan sus amos políticos.  Para Burns — la última ironía para hoy — ello es de elogiar, porque revelaría la sensibilidad política de los jueces y su deferencia a los representantes electos por el pueblo.  Un principio plenamente democrático para la conducta de un poder de Estado plenamente no-democrático en su origen ni con respecto a una rendición de sus cuentas.

Curioso debate, ¿no crees?

Un abrazo, FEE

Federico Estévez es profesor del Departamento de Ciencia Política del ITAM

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo La Corte, los derechos ciudadanos y el status quo en José Roldán Xopa.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: